Notice: wp_add_inline_script ha sido llamada de forma incorrecta. No pasar etiquetas <script> a wp_add_inline_script(). Por favor, visita Depuración en WordPress para más información. (Este mensaje fue añadido en la versión 4.5.0). in /var/www/html/wordpress/wp-includes/functions.php on line 5663

Las científicas que nos inspiran (XI): Dorothy Vaughan

En honor a las Mujeres en la Ciencia, en el Centro Vasco de Matemática Aplicada - BCAM se nos ha ocurrido compartir algunas historias sobre las mujeres que inspiraron a nuestras investigadoras a seguir una carrera científica. Sigue leyendo para entender por qué a Onintze Zaballa le fascinó Dorothy Vaughan y cómo inspiró su vida:

Sobre la autora:

Onintze Zaballa

PhD Student at BCAM


Onintze es estudiante de segundo año de doctorado en la línea de investigación de Machine Learning en el BCAM. Su proyecto se centra en técnicas de modelado de secuencias aplicadas a datos médicos.
Me quedé fascinada la primera vez que leí Figuras Ocultas, un libro basado en una historia real en la que un grupo de mujeres superó todas las barreras de género y raza que surgieron en sus carreras de investigación. El libro habla de tres mujeres matemáticas afroamericanas de la NASA cuyos cálculos ayudaron a promover algunos de los mayores logros de Estados Unidos en el espacio.

Una de estas mujeres fue Dorothy Vaughan, matemática y programadora informática estadounidense nacida en 1910. Hizo importantes contribuciones a los primeros años del programa espacial de Estados Unidos y fue la primera directora afroamericana del Comité Asesor Nacional de Aeronáutica (NACA), más tarde llamado NASA.

Dorothy decidió seguir una carrera como investigadora matemática, aunque este era un campo difícil para las mujeres. El primer trabajo que encontró fue como profesora de matemáticas en Virginia. Dejó el trabajo de profesora en 1943 y se unió a la unidad de computación del área oeste de la NACA, un grupo de mujeres matemáticas afroamericanas que eran consideradas "ordenadores humanos". Su objetivo era realizar cálculos complejos y analizar datos para los ingenieros aeroespaciales a mano, utilizando herramientas de la época. Las West Computers, como se conocía a las mujeres de este grupo, proporcionaron datos que posteriormente fueron cruciales para el éxito del programa espacial estadounidense. En aquella época, la NACA estaba segregada y los empleados negros se veían obligados a utilizar baños y comedores separados. A pesar de estas condiciones, Dorothy fue ascendida para dirigir el grupo de las West Computers en 1949. Aunque las barreras raciales y de género siempre estuvieron presentes, se convirtió en la primera supervisora negra de la NACA y en una de sus pocas supervisoras. Dorothy estuvo al frente de los West Computers hasta 1958, cuando la NACA hizo la transición a la NASA y se suprimieron las instalaciones segregadas, incluida la oficina de West Computing. Después de eso, Dorothy y muchos otros Ordenadores del Oeste se unieron a la División de Análisis y Computación de la NASA, un nuevo grupo integrado por razas y sexos. Para entonces, el programa espacial había empezado a utilizar ordenadores electrónicos, y Dorothy se convirtió en una experta en FORTRAN, un lenguaje de programación informática utilizado para aplicaciones científicas y algebraicas. También contribuyó al programa espacial con su trabajo en el Programa de Vehículos de Lanzamiento de Exploradores. Finalmente, Dorothy se retiró de la NASA en 1971.

En 2019, Vaughan recibió la Medalla de Oro del Congreso, y ese mismo año, el cráter Vaughan en la cara oculta de la Luna fue nombrado en su honor. En 2020, se lanzó al espacio un satélite con su nombre.

La primera vez que oí hablar de Dorothy fue leyendo el libro Figuras Ocultas: El Sueño Americano y la Historia No Contada de las Matemáticas Negras que Ayudaron a Ganar la Carrera Espacial. La autora llamaba la atención sobre las contribuciones de Dorothy y de otras West Computers, como Katherine Johnson y Mary Jackson. Su destacada carrera y su dedicación al trabajo me inspiraron a seguir una carrera de investigación, aunque el campo de estudio que elegí no está estrechamente relacionado con el suyo. Sin duda, es un modelo a seguir, ya que luchó por sus derechos y demostró que ningún obstáculo puede derribar tus sueños.